Deportes, Mundial Rusia 2018

Alemania necesita una victoria holgada ante Corea para avanzar a octavos

Alemania afronta este miércoles ante la casi desahuciada Corea del Sur en el Kazán Arena (9:00 hora de Colombia) el duelo definitivo por colarse en los octavos de final del Mundial de Rusia y evitar una histórica eliminación en la primera fase, aunque la mirada de los de Joachim Löw estará también puesta en lo que hagan México y Suecia a la misma hora en Ekaterimburgo.

El tanto del madridista Toni Kroos en el minuto 95 del encuentro ante los escandinavos, que supuso la victoria (2-1), permitió a los teutones mantener todas las opciones en la tercera y última jornada, donde, si no quieren complicarse, deberán ganar a los asiáticos y, a poder ser, anotando varios tantos para adjudicarse la diferencia de goles en caso de empate.

Y es que ni México, que lidera con pleno de triunfos, está matemáticamente clasificada para octavos en el Grupo F, donde todas las selecciones cuentan con opciones. Alemanes y suecos disponen de tres unidades, y Corea todavía no se ha estrenado y maneja una mínima oportunidad.

Para avanzar a octavos, los de Löw deberán ganar y esperar que Suecia no lo haga, o que si lo hace sea con una diferencia de tantos peor. De momento, ambas están empatadas con 0, mientras que México cuenta con un +2 que le beneficiaría en caso de triple empate. También pasaría si empata y los escandinavos no puntúan, o incluso si estos empatan y, de nuevo, se imponen a ellos en ‘goal-average’.

Sin duda, la selección con menos opciones de alcanzar las eliminatorias es Corea, que tras sus dos derrotas -1-0 ante los suecos y 2-1 ante los mexicanos- necesita casi un milagro. Para ello, debería ganar a Alemania, que Suecia perdiese y remontar el -2 que luce en su casillero de goles.

El primero del grupo se cruzará con el segundo del Grupo E, y el segundo, con el líder del mismo grupo, donde se encuentran Brasil (4), Suiza (4), Serbia (3) y Costa Rica (0) y que se resolverá este mismo miércoles.

Hümmels vuelve; Ki Sung Yueng, baja

Para tratar de evitar la que sería su primera eliminación en la fase de grupos de un Mundial, Löw prevé pocos cambios con respecto al duelo con Suecia. La principal novedad es el regreso de Mats Hümmels, que disputó el primer partido y se perdió el segundo por molestias vertebrales, al centro de la defensa, de donde se cae el sancionado Jérôme Boateng.

El preparador de la ‘Mannschaft’ está pendiente también de Sebastian Rudy, operado de una fractura en la nariz por un choque ante los escandinavos, aunque todo apunta a que apostaría por Ilkay Gündogan, que jugó en la derrota ante México (1-0). Arriba, nuevamente estarán Julian Draxler, Thomas Müller y, como único punta, Timo Werner.

Más sensible es la ausencia en el cuadro coreano, que deberá suplir a su capitán, Ki Sung Yueng, que sufre una lesión en el gemelo. Así, se unirá a la baja del defensa Park Joo-Hoo, lesionado en los isquiotibiales durante la derrota ante Suecia.

Alemania se ha impuesto en los dos duelos precedentes en los que ambas selecciones se vieron las caras en la Copa del Mundo, la última vez en las históricas semifinales de Corea y Japón 2002, donde un tanto de Michael Ballack acabó con el sueño de la anfitriona.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *