Deportes

Así salvó Salah a la Roma antes de ‘herirla’ de muerte en la Champions

Anoche la salvación de la Roma (económica, se entiende) fue su perdición (deportiva, se entiende). Mohamed Salah, atacante del Liverpool y exfutbolista ‘giallorosso’, marcó dos goles y dio dos asistencias en el 5-2 con el que los italianos perdieron la ida de las semifinales de la Champions League. El delantero egipcio no festejó los goles porque hace menos de un año los marcaba precisamente con la Roma. Era uno de sus mejores jugadores, pero los capitolinos lo vendieron por ‘apenas’ 42 millones de euros. A tenor de la actual inflación en el mercado del fútbol, más que una ganga. Su valor actual podría rondar los 200 millones. ¿Por qué lo vendió entonces la Roma a tan bajo precio?

“Lo he explicado 256 veces. Salah sale por el ‘financial fair play’. Seguramente si no hubieramos vendido a Salah por 42 millones de euros, hoy no estaríamos aquí jugando las semifinales de la Champions”, explicó anoche en la zona mixta de Anfield Monchi, el director deportivo de la Roma.

El exdirector deportivo del Sevilla se refería al ‘Settlement Agreement’ pactado entre la Roma y la UEFA en mayo de 2015 según el cual los italianos, con el estadounidense Pallotta recién aterrizado a la propiedad del club, no podían superar un pasivo total de 30 millones de euros en el trienio 2014-2017.

El plazo para cuadrar estas cuentas expiraba el 30 de junio de 2017. Para entonces, las pérdidas de la Roma fueron de poco más de 42 millones de euros, 14 millones de euros más que el balance anterior debido a la eliminación de la Roma en la fase previa de la Champions, lo que suprimió importantes ingresos esa temporada.

Devengados los gastos que UEFA considera como ‘virtuosos’, esto es, aquellos destinados a la cantera, las infraestructuras y los impuestos, la Roma apenas superó por cinco millones la línea roja definitiva que le había marcado el organismo. Pese a la amenaza de sanción, finalmente no hubo castigo. UEFA primó el esfuerzo de los italianos, que habían ingresado por ventas en verano de 95 millones de euros.

De esa cifra, 42 llegaron directamente por la venta de Salah. De ahí que Monchi ayer insistiera en la paradoja de que, con Salah, pese a ser mejor equipo, los italianos no habrían podido cumplir la machada de estar en semifinales de la Champions porque, sencillamente, UEFA no les habría dejado competir en el torneo.

Su adiós, aunque debilitó la escuadra, permitió cuadrar cuentas y, por tanto, permanecer en el torneo donde, gracias a la gestión del propio Monchi y de Di Francesco, su entrenador, han logrado llegar hasta semifinales por primera vez en 24 años. Una ronda en la que su salvación (económica) se ha convertido en su perdición (deportiva).

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *