Consideraciones, Opinión

Peñalosa Vs Petro: enfrentamiento malo para Bogotá

La opinión de Óscar Sevillano

No sé hasta dónde nos vaya a llevar este enfrentamiento político entre el Alcalde Mayor Enrique Peñalosa y el exalcalde Gustavo Petro, quienes parecen no entender que a los ciudadanos lo único que les interesa es que las obras sean finalizadas, y  que su autor o ejecutor,  para ellos es lo de menos.

Da la impresión de que Petro y Peñalosa en su afán por no perder protagonismo, no les importa quedar como un par de niños pequeños que se pelean por un juguete, armando un berrinche nuevo cada que vez que la ciudadanía reclama por alguno de los temas que en Bogotá no se han resuelto, en donde el primero culpa al segundo, y el segundo ripostea asegurando que la responsabilidad es de su antecesor, es decir,  del primero.

Sin olvidar también, que cuando alguna obra se termina, ambos buscan adueñarse de los créditos, cuando lo único que importa son los beneficios que para la ciudad tiene el terminar los proyectos, no interesa quien los haya iniciado o de quien sea la idea.

Sucedió con el Transmicable, donde se vio a Gustavo Petro emitiendo trinos que recordaban que fue el quien puso la primera piedra, a lo que el Alcalde Peñalosa respondió sacando en cara las mejoras que se hicieron al proyecto para que hoy esté a punto de ser realidad en la capital de país.

Sucedió además con el antiguo Coliseo El Campin, hoy  convertido en el Movistar Arena, que fue dado en alquiler durante la Administración de Jaime Castro a la Compañía de Inversiones y Proyectos Coinverimpro Ltda, quien a su vez firmó un compromiso con la Misión Carismática Internacional, liderada por Claudia Rodríguez de Castellanos, que en adelante le daría un mayor uso. Hoy gracias a la pelea que tuvo que dar el Distrito en diferentes alcaldías, incluyendo la de Gustavo Petro,  este escenario vuelve a ser para Bogotá. Sin embargo, esto poco parece importarles a estos personajes. Para ellos lo único que cuenta es que su nombre quede en la memoria del país, como el promotor y ejecutor de la obra, cuando a los ciudadanos lo único que les interesa es que los proyectos finalicen.

En la última semana los vimos una vez más polemizando, esta vez por demostrar quien tenía más culpa en los desastres que hoy padece el sistema TransMilenio, cuando es claro que ambos son igual de responsables. Peñalosa por creer que los buses rojos son una especie de “octava maravilla”, que soluciona lo habido y por haber en materia de transporte público y no escuchar otras opciones y otras voces que piden un sistema de transporte multimodal, que incluya metro, Transmilenio, tren de cercanías y buses.

Petro también es responsable porque gracias al desprecio que siente hacia a los articulados, les abandonó totalmente mientras fue Alcalde Mayor de la Capital, de tal suerte que los problemas de saturación e inseguridad que existían durante su administración, hoy se triplicaron , haciéndoles  lucir como un mal sin ninguna solución.

No es ningún secreto que Petro busca regresar a la Alcaldía Mayor de Bogotá en cuerpo ajeno, y para esto se ha encargado de mortificar a la actual Administración  Distrital vía twitter y en cada acto público que realiza. Mientras tanto Enrique Peñalosa, fiel a su estilo, se  dedica a despreciar todo cuanto ha podido del mandato anterior, llegando incluso a cambiar el modelo del metro (de subterráneo a elevado),  echándose además a media capital, por cuenta de su idea de modificar el proyecto de la Reserva Van Der Hammen.

De seguir así, a los bogotanos vamos a tener que tomar un baño de paciencia cada hora, porque es claro que esto no va a parar. Mucho más, si se llega a aprobar la posibilidad de extenderles por dos años los mandatos a los actuales alcaldes y gobernadores, porque son dos años más de tira que jala entre estos dos egos, que no son capaces de reconocer que así como han tenido aciertos, también han tenido desaciertos y que lo único importante es el bienestar de los ciudadanos.

 

 

 

 

 

 

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *