El sistema familiar soporte de la sociedad

Antes que la sociología hiciera su aparición como ciencia al servicio de la comprensión de la sociedad, se había ya definido a la familia como base del estado y especialmente del conglomerado humano.  Federico Engels fue un estudioso de la familia y lo que nos legó es la enseñanza que el ser humano ha vivido siempre en familia y a distintas épocas corresponde un modelo familiar específico.  La nuestra es indudablemente la familia consanguínea patriarcal con predominio del varón frente a la mujer; en el matrimonio la igualdad pregonada de sexos es un tema de las últimas décadas, igualdad más teórica que práctica, dado que quedan todavía muchos vestigios del machismo extremo de nuestros antepasados.

Leer más

La familia atomizada

Los rasgos particulares de la actual sociedad neurótica, compulsiva en el consumo, ávida de amor, ternura y cariño de hombres y mujeres cada vez más vacíos, ligeros de pensamiento, de vidas sin rumbo y sin metas de autorrealización personal, entregada frenética y compulsivamente a la tecnología cibernética, a la Internet, a las redes sociales, no obedece principalmente, sino secundariamente a la quiebra de valores humanos.

 

Leer más

La familia atomizada

Los rasgos particulares de la actual sociedad neurótica, compulsiva en el consumo, ávida de amor, ternura y cariño de hombres y mujeres cada vez más vacíos, ligeros de pensamiento, de vidas sin rumbo y sin metas de autorrealización personal, entregada frenética y compulsivamente a la tecnología cibernética, a la Internet, a las redes sociales, no obedece principalmente, sino secundariamente a la quiebra de valores humanos.

 

Leer más

Bomba atómica virtual

Afirmaba en pretérito artículo este columnista que cada día vivimos menos conscientemente y hombres y mujeres se encuentran imbuidos por millones en las redes sociales, entramado virtual maravilloso y complejo que está acabando con el ideal de vida plena y satisfactoria de la humanidad.  Las gentes que deambulan por las principales ciudades del mundo, dentro de las cuales cabe destacar las de la China moderna y las principales de la Europa continental, son robots, zombies, sonámbulos, autómatas y máquinas programadas dependientes en grado mayor del adminículo que constituye el fetiche de estos tiempos: el móvil celular por medio del cual utilizan la potente red virtual y los mecanismos de comunicación y enlace universal, llamados redes sociales.  

Leer más

Bomba atómica virtual

Afirmaba en pretérito artículo este columnista que cada día vivimos menos conscientemente y hombres y mujeres se encuentran imbuidos por millones en las redes sociales, entramado virtual maravilloso y complejo que está acabando con el ideal de vida plena y satisfactoria de la humanidad.  Las gentes que deambulan por las principales ciudades del mundo, dentro de las cuales cabe destacar las de la China moderna y las principales de la Europa continental, son robots, zombies, sonámbulos, autómatas y máquinas programadas dependientes en grado mayor del adminículo que constituye el fetiche de estos tiempos: el móvil celular por medio del cual utilizan la potente red virtual y los mecanismos de comunicación y enlace universal, llamados redes sociales.  

Leer más

Año nuevo, vida nueva…

Cada 31 de diciembre el mundo percibe la celebración alborozada del advenimiento de un nuevo año.  Las primeras imágenes televisivas nos llegan de Nueva Zelanda y Australia, en las que con fuegos artificiales los nativos del quinto continente le dan la bienvenida a otra anualidad. Luego prosiguen los países europeos y finaliza el ciclo de celebración de noche vieja o año nuevo en América.  Miles de millones de seres nos proponemos a nosotros mismos cambiar aspectos que de acuerdo a nuestro diagnóstico nos impiden ser felices y avanzar en el proceso de crecimiento.  

Leer más

Año nuevo, vida nueva…

Cada 31 de diciembre el mundo percibe la celebración alborozada del advenimiento de un nuevo año.  Las primeras imágenes televisivas nos llegan de Nueva Zelanda y Australia, en las que con fuegos artificiales los nativos del quinto continente le dan la bienvenida a otra anualidad. Luego prosiguen los países europeos y finaliza el ciclo de celebración de noche vieja o año nuevo en América.  Miles de millones de seres nos proponemos a nosotros mismos cambiar aspectos que de acuerdo a nuestro diagnóstico nos impiden ser felices y avanzar en el proceso de crecimiento.  

Leer más

El elogio de las navidades paisas

París es considerada la Ciudad Luz, en diciembre luce bella y radiante, especialmente en la portentosa, bellísima y amplísima avenida de los Campos Elíseos, pero siendo la ciudad más bella, encantadora y elegante del mundo, no luce tan radiante y alegre como las calles y casas de las ciudades, pueblos, aldeas, fincas y parajes rurales de esta preciosa tierra paisa.  No creo que sea de mi parte una exageración o una hipérbole lo que predico y digo de las fiestas navideñas de mi pueblo.  

Leer más

Navidad, regocijo de los infantes

En la última noche de noviembre el pueblo paisa ha tomado la costumbre de celebrar alegremente la llegada de la navidad.  En este 2016, con ocasión de la tragedia del desastre del avión que conducía el equipo brasilero Chapecoense, la quema de pólvora y la manifestación de alegría de miles de personas que le dan la bienvenida al mes más alegre, parrandero y bullanguero del año, estuvo menguada y por respeto a los dolientes del absurdo accidente no fue igual al de los años anteriores.

 

Leer más

Otros rivales de la felicidad

Son muchos los factores y elementos que atentan contra el bienestar personal del ser humano. Quizá no sean todos referenciados en estos pequeños ensayos acerca de la felicidad y sus enemigos y menguadores de lo que es la máxima aspiración de hombres y mujeres. Muchos de los aquí mencionados son social y culturalmente aceptados y hasta tenidos como ideales en nuestras vidas.  Algunos de ellos por obvios no merecen mayores comentarios: una mala salud, cuya máxima expresión es el dolor; una extrema fealdad y agobiante pobreza, no pueden jamás compaginar como una buena vida.

 

Leer más