Confidencial Colombia

El ICBF lamentó y condenó el crimen de dos menores en el sur de Bogotá

La directora general del  Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), lamentó la muerte de dos menores de edad (de 14 y 5 años) quienes fueron encontrados por las autoridades en su residencia en el sector de Patio Bonito, sur de Bogotá.

“Nos duele mucho la muerte de estos dos hermanitos, presuntamente por parte de su padre. Los padres, familiares y cuidadores deben saber que en el ICBF estamos para proteger y cuidar a los niños y adolescentes y pueden contar con el Instituto para recibir apoyo en cualquier momento y evitar así este tipo de tragedias”, dijo la Directora General del ICBF, Karen Abudinen Abuchaibe.

Los dos menores de edad se encontraban bajo el cuidado de su padre y en el Instituto no se reporta denuncias de maltrato por parte de del progenitor u otro familiar.

Las cifras de violencia en contra de los niños, niñas y adolescentes muestran la gravedad de este tema y por eso hace un mes el ICBF declaró la alerta roja. En los primeros cinco meses del 2018 ya se reportan 11.000 casos de niños, niñas y adolescentes víctimas de violencia en todo el país. Cerca de 73 casos cada día. La violencia está relacionada con el abuso sexual y el maltrato tanto psicológico como físico y por negligencia.

“En el ICBF trabajamos todos los días para evitar la violencia en contra de la niñez, por eso hemos dicho que Colombia padece un cáncer, urge un mayor compromiso de las familias, las instituciones y de toda la sociedad para cuidar y proteger a los niños”, reiteró Abudinen Abuchaibe.

En junio la organización Save the Children corroboró el doloroso panorama de violencia contra la niñez. En un informe señaló que Colombia era el tercer país del mundo con más niños muertos por homicidio. “Esta situación es preocupante, nos tenemos que despertar y dar cuenta de la importancia que tienen los niños en un país, ellos no solo son el futuro, sino el presente”, sostuvo la Directora General del ICBF.

AI llama a acabar el “silencio cómplice” sobre los asesinatos de líderes sociales

Amnistía Internacional (AI) condenó hoy el asesinato de defensores de derechos humanos en Colombia y dijo que estas conductas continúan bajo un manto de “impunidad”, el “silencio cómplice del Estado” y la mirada del presidente Juan Manuel Santos y del mandatario electo Iván Duque.

“El silencio cómplice de las autoridades colombianas no puede continuar”, aseguró la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, citada en un comunicado en el que agrega que “el conflicto armado recrudece ante los ojos inertes del gobierno saliente y el silencio cómplice del gobierno electo”.

La semana pasada en Colombia se recrudeció la violencia contra estos líderes y al menos ocho de ellos fueron asesinados, acciones que fueron condenadas por el presidente Santos y por Duque.

El número de víctimas varía según el organismo que los contabilice, pero el director del cuerpo elite de la Policía para la protección de líderes sociales, coronel José Restrepo, aseguró que al menos 178 de estos activistas han sido asesinados en el país desde noviembre de 2016 cuando se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo dijo en un informe que entre el 1 de enero de 2016 y el 30 de junio de 2018 fueron asesinados 311 líderes.

Según Guevara, con el asesinato de quienes defienden los derechos humanos se destruye el tejido social de comunidades que han enfrentado las consecuencias del conflicto armado, y ahora “se encuentran en mayor riesgo por la reorganización de grupos paramilitares que se reciclan y ‘reemergen’ con fuerza, reviviendo el sufrimiento causado en el país”.

Añadió que “la violencia selectiva contra personas defensoras de derechos colectivos alcanza ya un carácter generalizado y se constituye en una vulneración masiva de los derechos humanos”.

Igualmente dice que es altamente preocupante la poca información y respuesta de las autoridades colombianas para condenar los asesinatos.

Para AI, la lenta implementación del acuerdo de paz en las zonas más afectadas por el conflicto armado y el abandono del Estado son la fórmula para que actores armados “coopten territorios y continúen asesinando con impunidad a aquellas personas que defienden los derechos humanos”.

Respecto a los asesinatos de líderes sociales, la Fiscalía dijo la semana pasada que los principales autores son el Clan del Golfo, la mayor organización criminal del país y heredera de los grupos paramilitares, además de otras bandas de delincuencia organizada.

Según la Fiscalía, 178 líderes sociales han sido asesinados desde 2016, de los cuales 30 crímenes han sucedido en lo que va corrido de 2018.