Actualidad

El cromosoma de la masculinidad está condenado a desaparecer

Por Aurora Echevarría, para nuestro aliado ElEconomista.es

El cromosoma Y se está degenerando “rápidamente”, al menos en tiempo evolutivo (al cambio, millones de años humanos). Esta desaparición progresiva ha dejado a las mujeres con dos cromosomas X perfectamente normales y a los hombres con uno X y otro Y que se marchita generación tras generación. Si se mantiene el índice de degeneración, el cromosoma durará ‘solo’ 4,6 millones de años más antes de que acabe desapareciendo por completo. Puede parecer mucho tiempo, pero no tanto si tenemos en cuenta que la vida en la Tierra existe desde hace unos 3.500 millones de años.

El cromosoma Y es uno de los principales símbolos genéticos de masculinidad pero, parece que con el tiempo está condenado a la desaparición. Lleva adherido el gen SRY que es el que determina el sexo de cada embrión: XY para los varones y XX para las hembras, pero salvo esta función, la realidad es que dispone de muy pocos genes y es totalmente innecesario para la vida, tal y como demuestran todas las hembras del planeta que carecen de este cromosoma Y.

Hace cerca de 170 millones de años los primeros mamíferos tenían un cromosoma “proto-Y” que era del mismo tamaño que el cromosoma X y contenían genes idénticos. Ahora, los genes que contiene el cromosoma Y son sólo una cadena de genes que pasa de padres a hijos, en cambio, el resto de cromosomas mantienen dos copias idénticas de esta secuencia genética. Que solo lleven una copia genética supone que los genes de Y no pueden recombinarse, y se quedan fuera de la “mezcla” de genes que tiene lugar en cada generación y que es la responsable de eliminar mutaciones dañinas, es decir debilidades genéticas. Al no poder beneficiarse de esta recombinación, los genes del cromosoma Y serán cada vez más débiles hasta perderse.

Sin embargo, el cromosoma Y se ve en peligro y de alguna manera está evolucionando para tratar de frenar su desaparición y ralentizar su pérdida de genes. Por ejemplo, un trabajo publicado en PLoS Genetics secuenció partes del cromosoma Y de 62 hombres y se descubrió una propensión a reordenamientos estructurales a gran escala que permiten la amplificación genética: la adquisición de miles de copias de los genes, lo que facilita el buen funcionamiento del esperma y mitiga la pérdida de genes.

El estudio también ha demostrado que el cromosoma Y ha desarrollado estructuras poco usuales que consisten en secuencias de ADN que se leen de igual manera hacía un lado o hacía otro y que contribuyen a protegerse de la pérdida de información genética. A este tipo de secuencias se las denominó palindrómicas y permite hacer un “copia y pega” que funciona como una pseudocopia de seguridad en caso de necesitar recuperar alguna parte dañada de la secuencia genética.

En otras especies, especialmente de mamíferos, el cromosoma Y y sus genes, representan un papel fundamental para la producción de esperma y la propia asignación del sexo en las crías que engendra, tal como es también en el caso de los humamos. El aumento del número de “copias” aunque sea mediante el sistema palindrómico –para copiar y pegar trozos de la cadena de ADN- se trata de un mecanismo de “selección natural” o eso es lo que han afirman investigadores genéticos a publicaciones especializadas en biología.

El cromosoma X tiene dos copias de su cadena de ADN. / Foto: Dreamstime

Si les preguntamos sobre si el cromosoma Y va a desaparecer con el tiempo, la comunidad científica está dividida entre “los que se van” y “los que se quedan”, con la misma intensidad que se habla de si Modric se va o se queda esta temporada, aunque en el caso del cromosoma Y, el tema afecta a toda la humanidad. Unos defienden que el cromosoma Y se está defendiendo, mientras que otros aseguran que los mecanismos desarrollados para pervivir del cromosoma solo son una agonía.

Nacerán personas infértiles por reproducción asistida

La experta en genética de la Universidad de Trobe (Australia) asegura que , a largo plazo, “los cromosomas Y están condenados a desaparecer”, aunque tarden un poco más de lo esperado. En artículos publicados recientemente señala que hay especies de roedores que han perdido ya este cromosoma por completo y que esto traería consigo cambios y problemas de fertilidad de las especies.

Ante tales afirmaciones, cabe preguntarse si esta desaparición supondrá el final de los hombres y de la especie. Parece que la respuesta de los científicos es que no, la desaparición del cromosoma masculino no supondrá la extinción de los varones humanos y seguirán siendo necesarios para la reproducción. La evolución se encargará de cambiar el el gen SRY que determina la sexualidad a un cromosoma diferente, habrá machos y hembras sin necesidad del cromosoma Y, claro que el nuevo cromosoma designado empezará a degenerarse como ocurrirá con Y ya que su funcionamiento será muy similar.

En el caso de los humanos el cromosoma Y es necesario para una reproducción natural pero en el caso de la reproducción asistida hay una importante cantidad de genes prescindibles. De esto modo, hay científicos que aseguran que dentro de poco seremos capaces de reemplazar las funciones genéticas del cromosoma Y. De esta manera, estaremos en disposición de concebir seres humanos sin la posibilidad de reproducirse de manera natural. Lo que, salvo que todos los seres humanos fueran concebidos de esta manera acabaría con una humanidad estéril en su conjunto. Aunque este escenario es poco probable, ya que los humanos que siguieran siendo fértiles no dejarían de reproducirse de manera natural.

El debate sobre la fertilidad humana sigue de actualidad y aunque finalmente el cromosoma Y desaparezca por completo en 4,6 millones de años, la naturaleza evolucionará para solventar el problema.

Previous ArticleNext Article

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *