Actualidad

"Diplomacia no es pasividad"

En una alocución televisada el presidente Juan Manuel Santos se refirió a los pasos a seguir luego del poco apoyo recibido en la OEA a propósito de la delicada situación fronteriza que viven Colombia y Venezuela. El mandatario anunció una ofensiva diplomática ante la crisis. 

El primero de septiembre el presidente de la República, Juan Manuel Santos se refirió a la ofensiva diplomática que levará a cabo el Gobierno Nacional para hacerle cara a la crisis fronteriza que vive con Venezuela.

 

En primer lugar, el presidente anunció que se acudirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a la Organización de las Naciones Unidas y a la Organización Internacional de las Migraciones para denunciar la violación de los derechos humanos de los colombianos deportados de Venezuela desde el pasado 20 de agosto.

 

Además, anunció que la reunión solicitada a la Unasur que no se llevó a cabo ya no será una necesidad del gobierno nacional y por tanto se desiste de ella.

 

También, anunció que el Fiscal General de la Nación, estudiará la posibilidad de denunciar a miembros de la cúpula militar venezolana y del alto gobierno del vecino país ante la Corte Penal Internacional por posibles delitos de lesa humanidad.

 

“Venezuela –como cualquier Estado– tiene derecho a cerrar su frontera o a expulsar personas por razones de seguridad”, pero “la jurisprudencia internacional en derechos humanos es clara en afirmar que dicha potestad tiene límites: no puede violar el derecho internacional”, expresó Santos.

 

Sobre la reunión de la OEA en la que no hubo consenso favorable a Colombia para que hubiera reunión de los cancilleres de la región, el mandatario dijo “Por eso –por la gravedad del tema– pedimos al Consejo Permanente de la OEA que convocara una reunión de cancilleres, confiados en que nadie iba a eludir un debate sobre una situación actual y urgente relacionada con los derechos humanos”, comentó. Sin embargo “infortunadamente, pudieron más la ideología y los intereses monetarios que las razones humanitarias. ¡Es triste constatarlo, pero fue así!”, declaró.

 

También anunció que el día de mañana habrá concejo de ministros en la ciudad fronteriza de Cúcuta, al que están invitados los miembros del cuerpo diplomático y de organismos internacionales para que puedan servir de veedores de la situación.

 

“Por nuestra parte, seguiremos adelantando una diplomacia firme y serena, que exija el respeto de la dignidad humana.  Pero diplomacia –recuerden–  no es pasividad”, precisó.

 

 

Previous ArticleNext Article
@esnegrete

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *